lunes, 16 de febrero de 2009

TRATAMIENTO PARA EL PACIENTE



Síndrome de aplastamiento II

Rony Iván Véliz


El tratamiento prehospitalario que se le debe administrar a un paciente con síndrome de aplastamiento, según el Centrer for Disease control and prevention es:
Administración de líquidos intravenosos antes de retirar el objeto que causa el aplastamiento.
(Este paso es de suma importancia en casos en que el aplastamiento ha sido prolongado [>4 horas]; sin embargo, el síndrome de aplastamiento puede presentarse en situaciones de aplastamiento de <1 hora). * Si no es posible realizar este procedimiento, considere aplicar un torniquete a la extremidad afectada por corto tiempo mientras se inicia la hidratación intravenosa (i.v.). Luego continuar hidratación intravenosa, hasta 1.5 L/hora.

Insuficiencia renal

* Prevenir la insuficiencia renal con hidratación adecuada, mediante la administración de líquidos intravenosos y manitol para mantener diuresis de por lo menos 300 cc/hora.
* Triaje por hemodiálisis en caso de ser necesario.

Anomalías metabólicas

* Acidosis: La alcalinización de la orina es crítica; administrar por vía intravenosa bicarbonato sódico hasta que el pH de la orina alcance 6.5 para prevenir mioglobina y sedimentación de ácido úrico en los riñones.
* Hiperpotasiemia­/Hipocalciemia: Considerar la administración de las siguientes sustancias (dosis para adultos): 10 cc de gluconato cálcico al 10% o 5cc de cloruro cálcico al 10% por vía intravenosa por 2 minutos; 1 meq/kg de bicarbonato sódico por vía intravenosa lenta; 5-10 U de insulina ordinaria y 1-2 ampollas de D5O en bolo intravenoso; 25-50g de kayexalate en 100mL de sorbitol al 20% oral o por enema.
* Arritmias cardíacas: Monitorear por arritmias cardíacas y paro cardíaco, y administrar tratamiento adecuado.

Complicaciones secundarias

* Monitorear por síndrome compartimental; monitorear la presión compartimental si se dispone de equipos; considerar la realización de una fasciotomía de emergencia como tratamiento del síndrome compartimental.
* Tratar las heridas abiertas con antibióticos y toxoide tetánico, y desbridamiento de tejido necrótico.
* Aplicar hielo a las partes lesionadas y monitorear por los siguientes 5 signos: dolor, palidez, parestesias, dolor con movimientos pasivos y ausencia de pulsos.
* Evaluar todas las víctimas por aplastamiento, aun aquellas que se observan bien.
* Retrasar la hidratación por >12 horas puede aumentar la incidencia de insuficiencia renal; se pueden presentar manifestaciones tardías de insuficiencia renal.

Manejo del paciente

Los pacientes con insuficiencia renal aguda pueden necesitar hasta 60 días de tratamiento de diálisis; a menos que se presente septicemia, se espera que los pacientes recuperen su función renal normal.

Esta hoja informativa forma parte de una serie de materiales elaborados por los CDC para los médicos sobre las lesiones por onda expansiva.

También se debe identificar o al menos sospechar su presencia a nivel prehospitalario, es necesario tener en cuenta lo siguiente: antecedente de lesión en la extremidad (alguna de las causas arriba señaladas), pulso periférico disminuido o perdido (para esto es
necesario comparar los pulsos en ambas extremidades), dolor
desproporcionado a la lesión, edema, hipotermia, disminución en la
sensibilidad, limitación en la movilidad pasiva en los dedos (uno
trata de flexionarle con cuidado los dedos al paciente).

Se dice que el síndrome compartimental por sí mismo no pone en riesgo a la vida, pero si no se le atiende con rapidez provocará la pérdida de la extremidad.
El único tratamiento efectivo es la fasciotomía (cortar quirúrgicamente la capa que rodea a los músculos, para eliminar la presión, por supuesto a nivel hospitalario). Esta es una de las razones por las cuales a veces las lesiones con entallamiento son aunque más aparatosas, menos graves en realidad.
Ante un lesionado con riesgo o diagnóstico de síndrome de aplastamiento, las primeras medidas deben encaminarse a lograr su estabilidad hemodinámica, lo que generalmente se alcanza administrando plasma y soluciones electrolíticas endovenosas, además de los cuidados locales en la región comprimida liberada. Una vez que su estado clínico lo permita, debe ser evacuado a un centro médico especializado.

Las extremidades lesionadas deben mantenerse en reposo, evitar su manipulación innecesaria para impedir la liberación de nuevas cantidades de sustancias tóxicas e inmovilizarlas, particularmente si existen lesiones óseas. La necesidad del rápido restablecimiento de la circulación sanguínea de la región dañada entra en contradicción con la necesaria profilaxis de la toxemia traumática que ésta puede generar, según el inmforme proporcionado por el doctor Guillermo Suárez de la Revista Cubana de Medicina Militar, enero-junio, 1995.
Los cursos de Búsqueda y Rescate en Estructuras Colapsadas Nivel Liviano (Crecl) y la Brec son impartidas y certificadas por la OFDA de Estados Unidos, quienes están en contacto con los cuerpos de bomberos de Latinoamérica.
www.bomberosmunicipales.blogspot.com
www.desastres.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada