jueves, 4 de marzo de 2010

El desgarrador grito de la llorona en La Antigua Guatemala


Rony Iván Véliz

Antigua Guatemala.- La Llorona es una de las leyendas con más fuerza en nuestro país, especialmente en la ciudad colonial.
Los bomberos municipales, relatan que en varias oportunidades el grito de esta mujer a sido escuchado cerca de su cuartel de emergencias.
“Cuando el grito de la mujer se escucha lejos, es porque esta cerca”, dijo el comandante Pedro Samayoa.
“Eso es cierto, la mujer siempre llega al tanque de agua a buscar a su hijo. Y en esa oportunidad cuando escuchamos el grito, nuestra estación estaba cerca de la pila de la aldea Santa Inés”, relato el socorrista.
“Eran las once de la noche, cuando nos disponíamos a dormir y escuchamos el desgarrador grito de la llorona y nos quedamos helados. No pudimos reaccionar”, recordó, el paramédico, José Juan García.
Hoy día la presencia de la llorona sigue causando tanto pavor como hace siglos.
La gente del pueblo no duda en afirmar su existencia e incluso los más instruidos temen objetar algo ante quien afirma haberla visto.
Los socorristas, manifestaron que ellos han escuchado varias versiones de la existencia de esta mujer en la ciudad colonial, pero nunca la han logrado verla de cerca.

La leyenda

“…Una mujer, envuelta en un flotante vestido blanco y con el rostro cubierto con velo levísimo que revoleaba en torno suyo al fino soplo del viento, cruzaba con lentitud parsimoniosa por varias calles y plazas de la ciudad, es como se le conoce a la leyenda de la llorona, dijo el historiador guatemalteco, Celso Lara.
No sólo por la ciudad de Santiago de los Caballeros anda esta mujer extraña, tambien la han escuchado en la zona 1 y 6 de la ciudad capital, indico Lara, quien es el actual director del Centro de Estudios Folklóricos de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Su historia

Este personaje femenino suele aparecer por las noches y llora. Se dice que cuando su llanto se oye cerca, es porque en realidad está lejos. Pero cuando su grito se escucha lejano es porque está cerca. Aparece cerca de los ríos, las pilas, los tanques y las fuentes, buscando el cadáver de su hijo al cual ahogó.

El lamento

Un  joven regresaba a casa una noche, cuando los asustó la Llorona. Era la una de la mañana, al pasar por la calle se escuchó un grito aterrador y escalofriante por detrás de el: “¡Ay, mis hijooos!”
El joven se paralizó y sintió los pies pesados, quería correr y no podía. Fue entonces que escuchó delante de el otros gritos, que los siguieron incluso hasta la puerta de la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada