viernes, 1 de enero de 2010

Entre accidentes y maternidades, los bomberos reciben el Año Nuevo


Vocación y valentía son cualidades necesarias para cumplir su trabajo, pero en los días de fiesta, esos que se celebran en familia, cumplir con la labor se torna duro sobre todo para los que trabajan por primera vez un 31 de diciembre, cuando el deber de salvar vidas se antepone a compartir con los seres amados.

El compromiso con su condición de bomberos es tal, que aún cuando se trata de un día importante como el 31 de diciembre, la hora cuando suenan las campanas, los bomberos municipales, salen a cubrir emergencias.
Listos se encontraban los bomberos para darse el abrazo para despedir el año viejo, cuando solicitaron el traslado de una mujer de 21 años que íba a dar tener a su bebe en la calle, quien fue llevada al hospital nacional, donde quedó internada.
Nuestros personajes, cenaron al filo de las 12:30 horas cuando empezaban los primeros minutos del año 2010 en su cuartel de bomberos. Luego empezaron las emergencias de heridos, accidentes de tránsito y atropellados.


Las mascotas de la estación, la jaquie, el chico y leo, también compartieron los momentos especiales de la despedida del año viejo y la bienvenida del 2010 con los socorristas.
Los guatemaltecos  anhelan estar junto a su familia el día que finaliza el año y comienza otro, es una costumbre que ha sido inculcada desde niños.
Estar junto a nuestros familiares es un compromiso tácito pues nadie invita, pero la cita es permanente. Así pasa también con los miembros del cuerpo de bomberos, quienes obligados por su condición deben estar de guardia cuando la mayor parte de los ciudadanos festeja a montones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada