martes, 30 de diciembre de 2008

EL DON DE MANDO



Los Bomberos y el Don de Mando

Rony Iván Véliz

DESASTRES.org
Published: 29/12/2008


Don de mando es el arte de ejercer influencia sobre la conducta humana; en otras palabras podemos decir que don de mando es la facultad de dar órdenes a individuos. En un cuerpo de bomberos es necesario que existan personas que tomen las decisiones en el trabajo, pero estas decisiones deben ser transmitidas a sus subalternos de forma que sean obedecidas sin ninguna objeción; para esto es necesario que quien gire las órdenes deba hacerlo en forma lógica y con don de mando.

El conocimiento de los elementos que componen el don de mando puede ser adquirido por todo individuo, cualquiera que sea el grado de experiencia que posea.

RESPONSABILIDADES DEL DON DE MANDO

Las responsabilidades de un jefe son fundamentalmente dos: a. El completo cumplimiento de su deber.

b. Deberes para con subalternos. El jefe debe explicar, instruir y preparar a su personal para el cumplimiento del deber.

El bienestar de la tropa:

El jefe debe mostrar verdadero interés en todo lo que concierne al bienestar de los individuos bajo su mando. Por ejemplo: en su equipo de protección, en el aseo, en la salud, recreo, diversión, problemas personales que requieran atención.

El jefe debe conocer las virtudes de su equipo humano, pero también sus debilidades por las siguientes razones:

a. Beneficia porque eleva la moral dentro la organización.

b. Debido a las condiciones del servicio, el jefe no puede, ni debe descuidar a sus subalternos.

Otros valores que el jefe debe cultivar en sus subalternos son la diferencia entre la vida particular y el servicio; la importancia del cuidado del equipo; el valor de la vida humana; la importancia del trabajo en equipo; y hábitos sanos a fin de asegurar un buen funcionamiento.

B. REQUISITOS DEL DON DE MANDO

Hay tres requisitos que constituyen la base del don de mando: a. Carácter.

b. Inteligencia y sentido común.

c. Capacidad de reaccionar en el momento oportuno.

De los factores anteriores, se derivan otras cualidades que son indispensables para poder mandar con buenos resultados.

a. Conocimiento: El conocimiento de su trabajo es el punto partida de todo buen jefe debido a que despierta el respeto de sus subalternos. Siempre inspira absoluta confianza.

b. Resolución: Un jefe debe ser resuelto y debe expresar sus órdenes con claridad para el mejor desempeño de las operaciones en una emergencia y dentro de la estación.

c. Iniciativa: Es el producto directo de la fuerza de voluntad y de la confianza en sí mismo. Es la capacidad de iniciar una tarea y terminarla sin necesidad de recibir una orden para llevarla a cabo.

d. Tacto: Es la capacidad de mandar a determinado grupo de personas, de ordenar a determinado individuo dentro del grupo sin causar resentimiento ni ofensa, siendo su principal característica la cortesía.

e. Modales y Porte: Los modales y el lenguaje están íntimamente ligados, tanto para el jefe como en el efecto que produce al personal que esté bajo su mando. Algunos métodos para desarrollar los modales y el porte son los siguientes:

• Practicando el dominio de la voz y la expresión del rostro. • Cultivando una actitud de serenidad, sinceridad y comprensión. • Dominando expresiones y emociones.

• No hacer reproches colectivos al censurar a los subalternos en presencia del resto del personal.

• Observando y estudiando a los jefes que se distinguen por su buen porte.

• Conocer y observar los reglamentos sobre vestuario y conducta. • Evitando las groserías y la vulgaridad.

f. Valor: El valor es un elemento fundamental para desarrollar el don de mando. Nadie puede aspirar a ser jefe si le falta valor. El valor es el dominio sobre Las emociones del miedo.

g. Resistencia: Es la perseverancia física y moral. Es una cualidad determinante en la capacidad de ser jefe.

h. Seriedad: Constituye una de las más importantes cualidades en un individuo; este factor corre parejo con la lealtad; de tal forma que una persona seria es leal al grupo.

i. Justicia: Es la capacidad de reconocer, recompensar o castigar las acciones de acuerdo con las circunstancias. Es la capacidad de analizar un caso detenidamente y tomar las medidas correspondientes; esto constituye una pauta del sentido de justicia de un buen jefe. j. Entusiasmo: Es el motor de todas las anteriores cualidades que debe tener un jefe en todas sus actuaciones. Entraña una actitud optimista y alegre con lo que logra llevar a cabo actividades con buena voluntad.

PD: Este artículo es un homenaje a los mejores comandantes de bomberos municipales de Guatemala y Antigua Guatemala, que ha tenido en 52 años, esta institución de servicio público: Mayor Oscar Ruiz Lainfiesta (+), Mayor Oscar Manuel Bonilla Porras, Mayor Jorge Alberto García Molina y Mayor Pedro Samayoa.

www.desastres.org
www.bomberosmunicipales.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada